VEO MI PENSAMIENTO

Quizá esta sea una de las leyes mentales más importantes, impactantes y reveladoras, sobre todo cuando la pones en práctica.

Imagina que tu mente es como una pantalla de cine y en esa pantalla se escriben, o escribes con un rotulador, todos tus pensamientos.

Esa pantalla de cine es tu pantalla mental y tú escribes minuto a minuto todo lo que quieres. No lo puede hacer nadie más que tú.

Esas ideas que escribes son tus interpretaciones, opiniones, significados, juicios acerca de cualquier situación, persona, y como no, sobre ti mism@.

Como te comentaba en el anterior artículo de esta serie acerca de la Maestría del pensamiento, tú sientes lo que piensas (haz click aquí y lee el artículo anterior sobre la maestría del pensamiento).

Esa escritura sobre tu pantalla mental se llama proyección del pensamiento.

Y si lo comparamos con un proyector la sensación es la misma.

Un proyector proyecta la imagen en una pantalla. Y si quieres cambiar la imagen de la pantalla, no vas a la pantalla y tratas de cambiar lo que hay en ella. Bueno, a veces, si que tratamos de hacerlo así, pero como habrás comprobado no funciona.
No hay ningún cambio, porque no es posible.

SI quieres cambiar lo que refleja en la pantalla, has de ir al mismo proyector y cambiar la película que se está mostrando. Una vez que cambias el contenido de lo que se está proyectando, cambia la imagen que se muestra en la pantalla.

Y con la mente seguimos ese mismo procedimiento. Ves en el mundo lo que ves, porque es lo que sostienes en tu mente. Si quieres ver algo diferente has de cambiar lo que escribes en tu pantalla mental.

Este proceso está muy automatizado. Para que deje de ser así, sólo se precisa de práctica y dedicación. Esa es la maestría. Algo difícil se convierte en fácil, a través del hábito, y así obtienes la maestría.

Tú tienes esa capacidad de ver lo que quieres ver.

¿Qué te parecería empezar a ver las cosas desde una Paz total?
Pues para acceder a ese sentir, sólo tienes que proyectar, con consciencia, las imágenes en tu pantalla mental. Sé amable contigo, y si algo de lo que estás viendo no te gusta, ve a tu pantalla mental y escribe de nuevo.

Conviértete en tu propio maestro y practica hasta acceder a la maestría, esta ahí para ti.

Si quieres que te acompañe en ese proceso de consciencia y maestría, lo puedes hacer a través de nuestro entrenamiento online

https://majocascales.com/curso-online-maestria-pensamiento/

 

Síguenos

Entradas recientes

Compartir entrada

Carrito de compra

¿Dónde podemos enviarte tus 5 meditaciones guiadas?

Únete a nuestra newsletter y te hacemos llegar 5 meditaciones gratuitas como bienvenida a esta familia de crecimiento.


¿Dónde podemos enviarte tus 5 meditaciones guiadas?

Únete a nuestra newsletter y te hacemos llegar 5 meditaciones gratuitas como bienvenida a esta familia de crecimiento.