Cuando decidí abandonar el sufrimiento

Recuerdo el día concreto en el que tome está decisión de una forma definitiva. Y es que cuando coges un hábito, y sobre todo, como el sufrimiento, que no es nada sano, has de tener muy claro el querer soltarlo.

En mi caso, el hecho de decidir dar el paso definitivo llego tras muchas vivencias y muchos años sumergida en un sufrimiento extremo.

Unos deciden dejarlo por que llega un momento donde se asustan, otros porque ya no consiguen lo que venían consiguiendo, como puede ser atención; en mi caso fue por agotamiento.

Es como cuando te aficionas a comer una determinada comida día tras día porque te gusta, o a escuchar una canción que te encanta, todo eso está genial hasta que el día en que te aburres o te agotas de repetir y ya no hay ningún aliciente.

Mi agotamiento, fue más como un vaso que se fue llenando gota a gota, vaso a vaso, hasta que se desbordó del todo. Ahí fue donde mi punto de saturación llegó y tomé una de las mejores decisiones de mi vida. Conocerme en profundidad.

Todos tenemos un punto máximo, un momento de saturación donde ya buscas otra salida. Si aún sigues sufriendo es porque aún no has llegado a ese punto.

Conforme he ido siendo consciente, he podido ver que muchos de esos momentos, muchas de esas noches oscuras del alma, en las que parecía que tenía un abono vip, eran el impulso hacia la única salida, la conciencia.

Este es uno de los motivos por los que invito a las personas a que se sumerjan en el camino del autoconocimiento, ya que es el camino. Es el camino para abandonar el sufrimiento y hallar la paz perfecta de una forma permanente y definitiva.

Otros caminos ayudan, ya sea el deporte, viajar, algún hobbie, todo eso ayuda, por supuesto y es maravilloso. Lo que sucede es que en ocasiones es una tapadera para no ver lo que realmente hay en tu mente, que es realidad lo que te hace sufrir. Ya que aunque cueste admitirlo, el sufrimiento es voluntario. Es cierto que según la situación es complicado verlo así pero dejar esta ventana abierta hace que entre algo de luz.

Seguro que conoces a alguna persona que ha vivido una separación inesperada, un divorcio o simplemente ha decidido separarse de su pareja, y en un breve lapso de tiempo, el deporte pasa a ser la vía de escape momentánea. A muchas personas ese deporte les ha servido para suavizar el sufrimiento y es genial. Lo importante es averiguar la verdadera conversación que tienes contigo, el dialogo interno que sostienes en tu mente tras una situación estresante, como la que te comentaba antes, eso es lo que más te hace sufrir y te lleva a actuar como actúas.

Para que el sufrimiento no entre de nuevo a tu vida o lo haga de forma muy esporádica el camino es conocerte a ti mismo.

Muchos de los alumnos que vienen a mis clases, acuden cuando el sufrimiento empieza a impedir una vida saludable, empiezan a no comer bien, no pueden dormir…y aunque pueden tomas pastillas, vitaminas, etc…que pueden ayudar, el sumergirte en tu autoconocimiento es lo que hace que realmente todo lo puedas empezar a ver de otra manera. Y esa es la salida.

Lo que está claro, es que el sufrimiento es un gran acelerador para comenzar con tu transformación, es el impulso para entrenar tu mente e ir soltando hábitos inconscientes que tu mente tiene tan entrenados que te confunden contigo mismo.

Para mi lo fue así, mi gran acelerador para no salir de este camino del desarrollo personal durante años fue el sufrimiento y el salto a comenzar fue la culpabilidad. Un pack que me ha empujado, que yo elegí y que me ha sido muy útil para sentir la paz que siento ahora y que yo misma me impedía sentir. Y justamente la ausencia de sufrimiento es lo que me empuja a seguir aprendiendo.

Cada uno tiene su proceso y su gran materia prima para ir acercándose a este camino. Un camino por el que que antes o después todos pasaremos para poder recordar que somos lo mismo, que somos uno, que somos mente.

El contarte todo esto es simplemente para animarte que no llegues al punto de saturación, ya que cuando estás cerca de ese punto, tu mente se vuelve bastante irracional. Si pones el freno antes y eliges paz en lugar de sufrimiento, da ese salto a ser consciente, te aseguro que el camino se pone mucho más fácil. Conocer la maestría del pensamiento es conocerte a ti mismo, es saber quien eres.

Tu autoconocimiento te hace libre, o mejor dicho, te recuerda que eras, eres y serás libre.

Gracias,

Majo

Accede a esta clase y conoce que es eso de la maestría del pensamiento. Haz click aquí en la imagen y disfruta de esta clase que he preparado para ti.Muchas personas que compartieron su camino conmigo, me inspiro y me fue muy util, por ese motivo ahora comparto contigo.

Síguenos

Entradas recientes

Compartir entrada

Últimas entradas

Carrito de compra

¿Dónde podemos enviarte tus 5 meditaciones guiadas?

Únete a nuestra newsletter y te hacemos llegar 5 meditaciones gratuitas como bienvenida a esta familia de crecimiento.


¿Dónde podemos enviarte tus 5 meditaciones guiadas?

Únete a nuestra newsletter y te hacemos llegar 5 meditaciones gratuitas como bienvenida a esta familia de crecimiento.